logos_web.jpg

Se instalará Comisión Especial para detectar los obstáculos que le impediría votar a poblaciones vulnerables

Se encuentra usted aquí

Bogotá D.C.
05 Jun 2018

En cumplimiento al punto 2.3.2 del Acuerdo de Paz, el Ministerio del Interior con apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, a través de su programa de Gobernabilidad Regional, adelantan un diagnóstico sobre las situaciones que le impediría a la población vulnerable y sub representada (mujeres, víctimas del conflicto, comunidades étnicas y personas con discapacidad) ejercer su derecho al voto.

Frente a las barreras que tienen que enfrentar las mujeres, se ha identificado el analfabetismo y el sistema patriarcal como obstáculos estructurales. Además, que su papel de cuidadoras les impide acudir a las urnas con sus hijos. Sumado a ello, se registró una prohibición irregular de la que son víctimas las personas transgénero para ingresar al puesto de la votación; entre otras que limitan el ejercicio de votar.

Con las víctimas del conflicto se han identificado limitaciones como la pérdida  de sus documentos; el reducido acceso a la educación y por ende la dificultad para entender el diseño de la tarjeta electoral, y las extensas distancias entre el lugar donde habitan y los puestos de votación.

En el caso de los grupos étnicos,  los afrocolombianos afirman que encuentran dificultades por sus trabajos informales y el reducido tiempo que tienen para votar; además, que se sienten discriminados por las autoridades y sus exhaustivas requisas en los puestos de votación. El déficit de cedulación y de empadronamiento, en especial en zonas de Consejos Comunitarios son otras barreras para ellos. 

Así mismo las comunidades indígenas indican que existen contradicciones entre el calendario electoral y sus ciclos y cosmovisiones. El déficit de tarjetas en lenguas ancestrales y sub representación de candidatos indígenas; las largas distancias y los costos que tienen que asumir para llegar a un puesto de votación son las mayores barreras que deben superar para votar.

Finalmente, el diagnóstico ha arrojado que las personas con discapacidad deben enfrentarse a la “infantilización o imaginario que son niños eternos” y por tal razón en muchos casos, se les niega su derecho al voto. En ocasiones, se les restringe la posibilidad de ingresar con acompañante y encuentran barreras arquitectónicas o físicas de acceso a los puestos de votación.

Este estudio, y las recomendaciones realizadas por un grupo de expertos en participación política- electoral y en las dinámicas de las distintas poblaciones indican que estas situaciones se deben atender de manera diferenciada.

Por ello, se instalará una Comisión Especial Interinstitucional entre el Gobierno y las autoridades electorales para seguir detectando estas barreras e implementar algunas de las propuestas para superarlas en las elecciones del próximo 17 de Junio, y cumplir con la deuda histórica que se tiene con estas poblaciones.

Autor: 
Sala de Prensa
Viceministro para la Participación e Igualdad de Derechos

Añadir nuevo comentario